Descarga el documento en pdf

Ante la situación de crisis sanitaria, económica y social relacionada con el coronavirus COVID-19 que estamos viviendo, el Foro Andaluz de Atención Primaria manifestamos que:

  1. Se está produciendo una crisis sanitaria sin precedentes con fatales consecuencias para miles de personas y que demuestra, con claridad patente, que las políticas de supuesta “austeridad y eficiencia” en realidad eran estrategias para indirectamente (por frustración de las clases medias) y directamente (con privatizaciones y externalizaciones) impulsar el negocio de las grandes empresas de sanidad privada a costa de la reducción del presupuesto público, especialmente en atención primaria y la salud pública. Manteniendo una sistema sanitario “al límite” tanto de recursos humanos como físicos, con poco margen de respuesta ante una crisis como la actual. Poniendo en riesgo los profesionales y a las personas más vulnerables de nuestra sociedad.
  2. En una crisis por una enfermedad infecciosa el papel de la atención primaria debería ser central, y no poner sólo el enfoque y los recursos en cuando ya ha aparecido la enfermedad, en el hospital. Por su naturaleza y sus profesionales expertos en: sus comunidades (que fortalezas y vulnerabilidades tienen, especialmente en situaciones de crisis), en sus pacientes y sus familias, en prevención (en todos sus fases) y en educación y promoción de la salud, en acompañamiento de las familias en las situaciones más difíciles, en paliación del dolor y muerte digna, en detección precoz de la enfermedad, seguimiento de los casos más leves y en ser profesionales de referencia para centros con pacientes institucionalizados (residencias de personas mayores y de salud mental, centros de menores, centros de desintoxicación…). Por nuestro trabajo en equipo (enfermería, medicina de familia, trabajo social, pediatría…) y por ejercer de enlace y de coordinación con el hospital y servicios sociales.
  3. España, respecto al resto de países en crisis, tiene un gran baluarte en política sanitaria y resultados en salud: la atención primaria (AP). En esta crisis la AP tiene un papel muy estratégico, que puede llegar a ser crucial tanto en salud como en uso de recursos sanitarios  ya que tiene la virtud de actuar en reducir el caudal de entrada de pacientes en los hospitales (aguas arriba, reduciendo la curva), acompañar posteriormente al alta evitando complicaciones y reingresos (aguas abajo) y garantizar buena información y monitorización de los confinamiento y los aislamiento.
  4. La instalación de pabellones de camas extra puede ser útil ante un escenario de colapso de los hospitales y de aumento de pacientes graves que precisaran ingreso. Pero el seguimiento de los casos leves y de las altas y la atención domiciliaria y comunitaria no puede ser sustituida con la gestión hospitalocentrista que se está llevando a cabo (especialmente en la Comunidad de Madrid) sin esperar un importante impacto negativo en términos de accesibilidad, calidad, salud y coste-efectividad. Estamos viendo cómo en general se está usando o se pretende utilizar gran parte de la plantilla de atención primaria para reforzar los servicios de urgencias, medicina interna y respiratorio de los hospitales o de los nuevos “hospitales de campaña”. Atención Primaria no es equiparable a las consultas externas de muchas especialidades o a algunos quirófanos, no se puede reducir su actividad sin asumir un fuerte impacto sobre la salud, más aún si estos servicios de los hospitales han reducido su actividad. Cualquier médico de cualquier especialidad puede manejar la atención médica a los pacientes con Covid-19 leves o intermedios. Y en vez de redistribuir los recursos humanos hospitalarios lamentablemente estamos viendo, como siempre, que no se valora la actividad que realizamos y la importancia de esta (más aún en la situación actual). La primera opción para tirar de “tropa”: los profesionales de atención primaria. Volviendo 40 años atrás como si sin en vez de centros de salud tuviéramos dispensarios y en vez de profesionales especialistas tuviéramos “generalistas”.
  5. El porcentaje de profesionales contagiados y el perfil de estos pone en evidencia la falta de material de protección existente, también en atención primaria, forzando autofinanciarse el material, reutilizarlo (fuera de las recomendaciones) y a buscar soluciones caseras, como se pueden ver en las redes sociales, no homologadas que pueden producir una falsa sensación de seguridad.

Por todo ello, desde el FoAAP, consideramos que:

  • Es preciso detener toda aquella actividad que no sea esencial para frenar el contagio. Y mantener las actividades esenciales no relacionadas con COVID-19: accesibilidad en caso de urgencia, abordaje de enfermedades graves o de rápida evolución (también las de salud mental), acompañamiento y seguimiento de enfermedades oncológicas, seguimiento de altas hospitalarias, cuidados paliativos,
  • Precisamos mantener a toda costa los recursos humanos necesarios para la atención de los pacientes con posible Covid-19 en los hospitales. Pero también en Atención Primaria.
  • Ahora, y después del estado de alarma, es más necesario aún necesario defender una Sanidad Pública para todos, primarista (la atención primaria como eje fundamental), basada en los principios de accesibilidad, longitudinalidad, universalidad y bien coordinada con los otros niveles asistenciales (sanitarios y sociales).  Es momento de dejar atrás los discursos racistas, clasistas y hospitalocentristas. Darle a la Atención Primaria la importancia que tiene, ofreciendo los recursos que necesita y desplegando toda su potenciabilidad: profesionales expertos en acompañamiento, contención, educación para la salud, filtro de patología banal o leve, seguimiento de pacientes crónicos y polimedicados para evitar su descompensaciones y en definitiva, una especial sensibilidad para la atención de aquellos que más lo necesitan bajo la premisa de la equidad.
  • Garantizar el seguimiento de los pacientes que ya eran más vulnerables y/o tenían frágil salud previamente a esta crisis. Así como un acompañamiento y una medicina humanizada tanto en la salud, en la enfermedad como en la muerte. También en tiempos de crisis.
  • Exigimos los recursos humanos y el material de protección imprescindible para nuestra seguridad y la de los pacientes, En caso de no garantizarse la seguridad de los profesionales instamos a acudir a la inspección de trabajo y a las organizaciones sindicales.
  • Se hace precisa una política social que apoye los cuidados en toda su dimensión y que ayude a paliar el empeoramiento grave, actual y futuro, de las desigualdades sociales.

Foro Andaluz de Atención Primaria

https://www.publico.es/sociedad/atencion-primaria-resiente-coronavirus-fundamental-frenar-curva.html

https://elpais.com/sociedad/2020-03-24/las-bajas-y-la-falta-de-material-ponen-en-jaque-la-atencion-primaria.html

https://gerentedemediado.blogspot.com/2020/03/desmantelar-la-atencion-primaria-para.html

https://www.semfyc.es/comunicado-posicionamiento-en-relacion-con-el-cierre-de-los-centros-de-salud/